Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Subastas insuficientes

Maullidos Urbanos
Por Gato De Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

La semana pasada se realizaron varias subastas en el salón Jalisco de la Expo Guadalajara y en las delegaciones regionales en Tijuana, Baja California; Boca del Río, Veracruz; General Escobedo, Nuevo León, así como el Auditorio del Instituto en la Ciudad de México.

            Según lo informado por el Instituto de Administración de Bienes y Activos ‑antes conocido como el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (Sae), o por el populachero nombre del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado ‑, en las diversas delegaciones se recaudaron 61.1 millones de pesos por la venta de 351 lotes.

            En el caso del salón Jalisco de Expo Guadalajara, ahí se ofertaron 507 lotes de bienes muebles e inmuebles, mediante subastas a martillo y a sobre cerrado, con lo cual se reanudaron las subastas regionales, cuyo listado fue variado: desde automóviles de diversos tipos, modelos y marcas, mercancía diversa, rollos de pliego de papel, bodegas, terrenos, casas, edificios hasta locales comerciales.

            Según esa dependencia, el jueves durante una subasta a martillo que se prolongó más de ocho horas y al grito de “¡quién da más!”, se vendieron 334 lotes de bienes muebles por 39.9 millones de pesos, lo que se afirma, se alcanzó un sobreprecio de 88 por ciento de su precio de salida. Por ejemplo, lote 362 integrado por aproximadamente 13 mil piezas de utensilios de cocina, se vendió en 940 mil pesos; el lote 182, conformado por 25 mil 533 kilogramos de bobinas de aluminio en 650 mil pesos, por lo que se alcanzó un sobreprecio de 471 por ciento con respecto a su valor de inicial calculado en 113 mil 800 pesos.

            Para el viernes en subasta a sobre cerrado, se obtuvieron 21.1 millones de pesos por la venta de 17 lotes en total; de éstos, 13 millones de pesos corresponden a 10 lotes de bienes inmuebles y 8.1 millones de pesos por la venta de siete bienes muebles.

            Aparentemente estas subastas quieren hacerlas aparecer como exitosas, lo cual podría ser cierto, pero ante lo esperado por el gobierno federal, ya que desde antes ha anticipado que los recursos obtenidos por este tipo de recaudación sean mucho más cuantiosos para financiar programas y apoyos sociales anunciados.

            Por ello, no deberá extrañar que, para obtener más recursos, en corto plazo se aplique a rajatabla la Ley Nacional de Extinción de Dominio a personas que sigan en juicio, es decir, sin recibir sentencia, pero ¿qué sucederá si el acusado es declarado inocente y sus propiedades ya fueron subastadas? He ahí un riesgo de aplicar una ley simplemente injusta.