Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Palma por palma, no otro tipo de árbol

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

El último domingo de abril fue retirada la centenaria palmera que dio el nombre a la glorieta de Paseo de la Reforma, donde termina Río Rhin y comienza Niza, y ahora las autoridades de la Ciudad de México iniciaron una encuesta en un sitio en internet donde las personas pueden votar por remplazarla por siete especies ya predeterminadas o proponer una diferente.

            Las especies propuestas son Palma canaria, Jacaranda, Sicomoro mexicano, Ceiba, Fresno, Ahuehuete y   Árbol de la manita, aunque más allá de lo vistoso o la región de procedencia, deben considerarse además las condiciones climáticas para que el nuevo árbol pueda tener un futuro, por lo menos otros cien años, como el ejemplar retirado.

            Por ejemplo, una Ceiba no es lo más conveniente; si bien un ejemplar puede alcanzar de 60 a 70 metros de altura, con tronco recto y un grosor de hasta tres metros de diámetro, sin ramificar con una gran copa con ramas extendidas horizontalmente, aunque existe un “pero”: su hábitat corresponde a la llamada zona intertropical, es decir de costa, en condiciones de mayor humedad y temperatura, no al altiplano donde por temporadas existen fríos.

            Aunque no se dice directamente se señala que esa propuesta es por ser un árbol predominante en costas del Golfo, por ejemplo en Tabasco, por lo cual tiene motivos políticos.

            Según Marina Robles García, secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, anunció que antes de colocar la nueva planta, se desinfectará el sustrato de la glorieta para evitar se propague el hongo que daño la palma y ha afectado la vegetación de otras zonas de la ciudad. Y reiteró: “Queremos encontrar un ejemplar grande que vista a esta avenida, que es emblemática. Vamos a buscar un gran árbol que muestre la belleza que mostró la Palma”.

            No hay que darle tantas vueltas: lo ideal es sembrar otra palma; si la retirada se mantuvo en ese sitio por un siglo, entonces a la nueva, con los cuidados adecuados, puede vivir más allá de cien años. Además, seguiría como la Glorieta de la Palma, como se le conoce popularmente.

            En la actual administración capitalina se han rebautizado nombres de calles y sitios, como la avenida “Puente de Alvarado” para llamarla “Calzada México-Tenochtitlán” y el “Árbol de la Noche Triste” ahora denominada “Calzada de la Noche Victoriosa”, imposiciones que no han sido aceptadas ni reconocidas por la población en general.

            Son como los gentilicios: no se imponen por motivos políticos, la gente los acepta y los adopta. Por ejemplo ¿cuántas personas aún identifican como “San Juan de Letrán” al tramo del “Eje Central” entre “Fray Servando Teresa de Mier” y “Prolongación Paseo de la Reforma”?