Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Controvertida liberación

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Aunque en México fue celebrado ampliamente el retorno y posterior liberación del general Salvador Cienfuegos, quien fuera secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto, en Estados Unidos generó una serie de inconformidades, en particular por personas involucradas con investigaciones policiacas y legales, en particular de las agencias antidrogas y el buró federal de investigación, mejor conocidos como DEA y FBI.

            De acuerdo con el comunicado conjunto emitido por las fiscalías de Estados Unidos y México, se anunció que la primera decidió retirar los cargos en contra del general Salvador Cienfuegos y enviarlo al segundo a fin de ser investigado.

            Textualmente así se expresó: “En reconocimiento a la sólida asociación de aplicación de la ley que hay entre México y Estados Unidos, y a fin de demostrar nuestro frente unido contra el crimen en todas sus formas, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha tomado la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales estadounidenses contra el exsecretario Cienfuegos, para que sea investigado y, en su caso, imputado, conforme a la ley mexicana”.

            Sin embargo para Mike Vigil, exjefe de Operaciones Internacionales de la DEA, la decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos de retirar los cargos contra Cienfuegos Zepeda, es “sorprendente e impactante”; puntualizó que es una mala señal porque va a prevalecer la impunidad y subrayó que no es un triunfo para el gobierno de México, e insistió en que se trata de impunidad y una violación enorme al imperio de la ley”.

            Por su parte, el diario estadunidense The Wall Street Journal divulga la opinión de un veterano agente de la DEA que trabaja en América Latina, aunque sin identificar, quien expresa su malestar por la decisión de desestimar lo cargos por narcotráfico en contra del exsecretario de la Defensa de México, misma postura que comparten varios de sus compañeros.

            Si bien en general en Estados Unidos la inconformidad no se ha generalizado entre los integrantes de la sociedad, en México fue ampliamente reconocida, incluso hasta por sectores de oposición y constantemente críticos al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

            También se generan dudas sobre posibles acuerdos establecidos en lo oscurito o en letras chiquitas, pero de suceder así sería sin mucha vigencia porque fue con la administración de Donald Trump, quien deberá de entregar el poder a Joe Biden el 20 de enero, aunque la DEA y el FBI pueden guardar su molestia y posible venganza para un futuro no muy lejano.