Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Evitar actos violentos por capturas

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

De ninguna forma se puede criticar que elementos policiacos, marinos o militares capturen a cabecillas de los diferentes grupos del crimen organizado, lo lamentable es que en para esos operativos solo se consideran acciones reactivas pero no preventivas para evitar hechos violentos como los sucedidos en Nuevo Laredo y en Colima, con heridos y muertos.

            En Nuevo Laredo elementos de Secretaría de la Defensa Nacional aprehendieron a Gerardo Treviño Chávez, alias “El Huevo”, mientras en Colima personal de la Secretaría de Marina detuvieron a Aldrin Miguel “J”, alias “El Chaparrito”, presunto jefe regional del Cártel Jalisco Nueva Generación en Colima, y principal operador en el puerto de Manzanillo.

            Debido a que no son los verdaderos líderes de los cárteles criminales, solo subalternos, resulta que esas detenciones afectan por breve tiempo las operaciones delincuenciales, ya que al ser sustituidos por personas por otras continúan con sus ilícitas actividades.

            El problema es cuando los sicarios pretenden liberar a sus jefes, como sucedió en el llamado “Culiacanazo”, sucedido el 17 de octubre de 2019, cuando en la capital de Sinaloa fue detenido Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero por la presión de sus secuaces, el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, ordenó dejarlo en libertad.

            El mandatario mexicano argumentó que tomó esa decisión para evitar afectar a gente inocente, ante las acciones violentas cometidas por los delincuentes, ya fuera como parte de enfrentamientos con fuerzas estatales y federales o como bloqueos de vialidades.

            De igual forma, tanto en Nuevo Laredo como en Colima sucedieron no solo bloqueos en vialidades y carreteras de esas ciudades, también hubo ataques e incendios de automóviles, camiones de carga y tráileres, lo cual por supuesto infunde temor entre la población, el cierre de comercios y suspensión de actividades escolares, comerciales y productivas.

            Tras la captura de “El Chaparrito” llegaron a Colima 500 elementos de la Guardia Nacional, para sumar tres mil 400 en labores preventivas y de patrullaje. Pero, ¿no serías más conveniente que a la par de preparar las detenciones, organizar operativos para evitar los hechos violentos? Considérese tan solo las pérdidas por automóviles y unidades de carga quemados, aunque estuvieran asegurados sus propietarios no logran recuperar se valor real.

            Ya se conoce cómo reaccionan los grupos criminales, entonces se deberían preparar operativos para evitar actos violentos. Sin duda la población lo agradecería al ya no ser objeto de amenazas y agresiones y, lo principal, no perderían sus bienes personales y familiares y, lo más importante, se mantendrían ilesos.