Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Alebrijes en Cuadratines Opinión

Continúa polémica por firmas

Alebrijes en Cuadratines
Por Adrián Chavarría Espinosa

ache57@yahoo.com.mx

Aunque el Instituto Nacional Electoral anunció que se daba por concluida la verificación, cuantificación y captura de aproximadamente siete millones de firmas de apoyo a la revocación de mandato presidencial, se mantiene vigente la polémica acerca de estos respaldos acopiados principalmente por simpatizantes de Morena.

            Por un lado el INE reveló que ante la falta de recursos, ya hubo recortes a diversos programas y acciones a fin de organizar la citada consulta, por ello ya no se continuará con esa revisión al haberse alcanzado el mínimo legal con poco más de 2.7 millones de firmas, es decir el 3% de la lista nominal, correspondientes a por lo menos 17 entidades federativas.

            Ahora se esperará conocer la respuesta oficial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, acerca de la solicitud de ampliación de recursos –la que, seguramente, será negativa–, para saber con cuántos fondos se contará para la organización y desarrollo del proceso electoral a fin de emitir la convocatoria, para que la ciudadanía acuda el próximo 10 de abril.

            Tampoco debe olvidarse que falta el fallo definitivo de la Suprema Corte de Justicia, respecto al juicio de inconstitucionalidad iniciado por el INE, a fin de que se les otorgase todos los recursos solicitados inicialmente, los cuales fueron recortados por los diputados al aprobar el presupuesto de egresos federales para este año.

            En el principio los promotores de las firmas para la revocación impulsaron campañas, principalmente en redes sociales, para exigir se contaran todos los respaldos entregados al INE, poco más de 11.1 millones, al considerar que era una forma de reconocer la demanda de democracia, porque “todas ellas importaban”, aunque para ello se destinaran recursos que podrían aplicarse en la consulta.

            Pero, después, con el argumento de que se violaría la ley y sería ilógico continuar con la revisión de firmas ante el alegato de insuficiencia presupuestal, Mario Llergo, representante de Morena ante el INE, solicitó a su Consejo General no continuar con ese proceso.

            ¿Por qué ese cambio de actitud? Sencillamente por la gran cantidad de irregularidades confirmadas en la recopilación de firmas, tanto en la aplicación utilizada en teléfonos inteligentes, como en las recogidas en papel, exigencia de Morena respaldada por el Tribunal Electoral Federal, ya que no estaba considerada inicialmente por el árbitro electoral.

            En resumen, se entregaron poco más de 11.1 millones de firmas de apoyo, de las cuales 1.3 millones fueron por medio de la app y 9.7 millones en papel. Las discrepancias totales encontradas en las firmas recopiladas a través de la app fueron 296 mil 980, donde las principales fueron fotografías no válidas, en 88 mil 630; firma no válida, en 19 mil 966, y credenciales dadas de baja del padrón electoral por diversas situaciones, fueron 14 mil 604.

            Respecto a firmas captadas en formatos de papel se detectaron 693 mil 209 con irregularidades, donde destacan datos no encontrados, en 280 mil 299, documentos duplicados, en 210 mil 943, así como baja del padrón electoral sumaron 49 mil 932. Sin embargo, a pesar de estas inconsistencias, el INE ratificó que al superarse el límite mínimo de apoyos, entonces se continua adelante con el proceso de organización de la consulta.

            Además, de acuerdo a la Ley Federal de Revocación de Mandato, del 21 al 25 de enero, representantes del INE acudieron personalmente a 850 domicilios de ciudadanos escogidos aleatoriamente quienes, presuntamente, habían otorgado su firma para respaldar el proceso para comprobar que así hubiera sucedido.

            Más los resultados fueron sorpresivos: de los ciudadanos visitados, 161 personas, aseguraron no haber dado su apoyo, mientras el 75.04% si lo admitió. Además, otros 205 individuos no fueron localizadas, incluso después de buscarlas en diversas ocasiones. Es decir, el 24.96% de las firmas entregadas son apócrifas o tiene anomalías que las hacen inválidas.

            René Miranda Jaimes, director ejecutivo del Registro Federal de Electores, informó que el INE realiza este ejercicio por mandato de citada Ley Federal de Revocación de Mandato, aunque admitió que la legislación no determina que sus resultados estadísticos sean vinculantes. Es decir, no impiden o cancelan el proceso de organización de la consulta.

            Entonces el temor obvio de Morena y de los promotores es que al proseguir con la verificación de las firmas recopiladas en papel se detectaran muchas más inconsistencias que pondrían en evidencia su origen apócrifo, es decir, no obtenidas de manera voluntaria por ciudadanos, lo cual se interpretaría como una manipulación ilegal de datos personales.

            Miranda Jaimes advirtió que se llamará a las organizaciones responsables de recaudar estos apoyos a rendir cuentas, por lo cual podrían existir consecuencias legales.

            Con esta experiencia, lo recomendable sería perfeccionar el marco legal para que, en el futuro, de comprobarse las irregularidades en las visitas domiciliarias, se suspenda o cancele la consultas de revocación en proceso y, además, los responsables de este mal uso de firmas ciudadanas sean objeto de un juicio, con pena inconmutable de cárcel.

            Ojalá y así sucediera para que cuando se organicen este tipo de procesos, las firmas recabadas sean las reales, no manipuladas, pero lamentablemente no sucederá ya que en estos momentos no resulta conveniente para Morena, el actual partido mayoritario y principal promotor de la ratificación, perdón, de la revocación de mandato.