Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Avanza el fin de vehículos a gasolina

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Como parte de un amplio paquete de medidas para combatir el cambio climático y acelerar el paso a los vehículos eléctricos de emisiones cero, la Unión Europea propuso prohibir la venta de nuevos vehículos automotrices que utilizan gasolina y diésel a partir del año 2035.

            La aplicación de esta medida sería gradual, de modo que se proyecta una baja del 55% de las emisiones de CO2 de los automóviles para 2030 respecto a los niveles de 2021, muy por arriba del objetivo actual de reducción del 37.5%, para llegaral 100% para 2035, lo que ya no permitiría la venta de vehículos impulsados por combustibles fósiles en el bloque de 27 países.

            Helen Clarkson, directora ejecutiva de Climate Group, grupo sin ánimo de lucro que trabaja con empresas y gobiernos para enfrentar al cambio climático, expresó que «la ciencia nos dice que tenemos que reducir las emisiones a la mitad para 2030, así que para el transporte por carretera la solución es sencilla: deshacerse del motor de combustión interna».

            En respuesta los fabricantes anunciaron que aceptarán objetivos de emisiones más estrictos a cambio de una gran inversión pública en cargadores, porque además del sobreprecio de un vehículo parcial o totalmente eléctrico, muchos compradores se niegan a adquirirlos por el temor a una autonomía insuficiente ante la falta de estaciones de carga públicas.

            Ante ello, por ejemplo, Bruselas propuso una legislación que obligará a los países a instalar puntos de recarga públicos en las principales carreteras, con una distancia máxima de 60 kilómetros entre ellos, a partir de 2025.

            Por lo tanto se espera que por la demanda de vehículos eléctricos se instalen 3.5 millones de estaciones públicas de recarga para automóviles y furgonetas en 2030, cifra que aumentaría hasta los 16.3 millones en el 2050.

            Constructoras de automóviles como Audi, Volkswagen, Stellantis, BMW y Renault, entre otras, no sólo proyectan su transición hacia los vehículos eléctricos, sino que ya trabajan en ese objetivo y preparan millonarias inversiones para esa transformación.

            Mientras, en México, el gobierno federal no ve hacia el futuro de los vehículos eléctricos y aún realiza cuantiosas inversiones en las refinerías de petróleo para la producción de gasolina, combustible que en el mediano plazo resultará obsoleto.

            Actualmente ya existen, aunque en bajo número, unidades eléctricas la gran mayoría para el transporte de mercancías, se debe pensar en las futuras necesidades para cuando lleguen masivamente ese tipo de vehículos al país, sin recurrir a medidas improvisadas.