Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Transformación del PRD

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

El pasado sábado inició un nuevo proyecto político que, si fructifica, puede cambiar el panorama político nacional: con la participación de elementos que se han desarrollado en diversas corrientes, a partir de diciembre el Partido de la Revolución Democrática se transformará en Futuro 21 para conformar un nuevo instituto a nacional, a fin de ser sea una verdadera oposición al régimen actual y compita en las elecciones intermedias de 2021.

            Durante la Primera Asamblea Nacional la Plataforma Futuro 21 presentó su Manifiesto por la República, que incluye los lineamientos y propuestas que regirán a este nuevo partido político, con 10 realidades de la vida nacional y 12 resolutivos.

            En este evento Gabriel Quadri, excandidato presidencial de Nueva Alianza, explicó que se busca aprovechar el registro del PRD “para que una gran coalición de fuerzas progresistas, construyan una opción liberal, social-demócrata que enfrente a la regresión populista que está viviendo México”.

            Agregó que “no se trata de crear un partido nuevo de la nada, que es carísimo, es muy difícil, y me parece que solamente intereses que tienen una gran capacidad económica pueden tener la opción de crear un partido político nuevo”.

            A su vez José Narro Robles, fuera militante del PRI durante 46 años, reconoció que uno de los retos de Futuro 21, es demostrar que es una opción política, con un nuevo modelo, visión, dirigencia, documentos, declaración de principios, estatutos y no solamente que se trata de un cambio de nombre o de piel”.

            Por su parte A su vez, Jesús Ortega, dirigente de la corriente Nueva Izquierda al interior del PRD, expresó que Futuro 21 tendrá en su dirigencia a personas sin militancia previa en partidos políticos, para que no sean los mismos de siempre, y esta nueva coalición de fuerzas sea un contrapeso real, oposición y alternativa al populismo y a las ocurrencias del gobierno.

            Sin duda, de concretarse esta alternativa política podría consolidarse como una alternativa política entre los partidos políticos existentes, pero también deben considerar las fallas y vicios registrados en organizaciones anteriores, particularmente en el PRD, para que se convierta en una nueva opción política para la ciudadanía,

            Mas también deberán de ser cuidadosos en el ingreso de militantes, evitar la entrada de chapulines que únicamente buscan su beneficio personal quienes resultan nefastos, no solo para esta nueva organización sino para el sistema político mexicano.