Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Sorpresas de la Naturaleza

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

A pesar de que en pleno Siglo XXI podríamos pensar que ya lo hemos visto todo, la Naturaleza nos ofrece sorpresas como lo que podría calificarse como una increíble erupción de un volcán submarino en la isla de Tonga, la cual provocó inusuales tsunamis, es decir altos oleajes hasta la costa oeste de Estados Unidos, es decir a más de ocho mil 700 kilómetros de distancia.

            Pero, además, el sonido de la erupción del volcán llamado Hunga Tonga-Hunga Haʻapai, que se prolongó durante ocho minutos, fue escuchado “como un trueno lejano” en las islas Fiji, ubicadas a más de 800 kilómetros de distancia.

            Incluso este fenómeno fue capturado en video por los satélites GOES-West y Himawari-8 y las imágenes difundidas por la agencia del clima en California donde las imágenes fueron descritas como la explosión «más violenta jamás capturada por satélite».

            El duro e inicial embate de las olas golpeó durante aproximadamente quince minutos viviendas y edificios asentados en la primera línea de la costa norte de Tongatapu, de acuerdo con videos publicados en redes sociales por testigos, varios tuvieron que refugiarse en el tejado de sus casas. Debido al corte de las comunicaciones no existe un reporte de víctimas y daños.

            Los científicos precisan que a diferencia de los tsunamis generados por terremotos, donde las placas tectónicas descargan su fuerza y es improbable que suceda una segunda réplica, este volcán podría volver a emitir una violenta erupción que crearía otra gran marejada.

            En el caso sucedido el pasado sábado el Servicio de Avisos de Tsunami de Estados Unidos reportó en su cuenta oficial de Twitter que se produjo uno de ellos a lo largo de la costa de Alaska, la Columbia Británica de Canadá y la costa oeste de Estados Unidos, aunque con diferentes intensidades.

            Por ejemplo, en el estado de California, en Estados Unidos, las olas registradas en Alameda midieron desde los siete centímetros hasta el metro con 24 centímetros en Port San Luis, a 300 kilómetros al norte de Los Ángeles, mientras en el puerto de Santa Cruz se registró «una inundación leve» y, como medida preventiva, se cerraron las playas y se evacuó a la gente de las áreas comerciales cercanas a la costa, pero sin forzar a nadie a abandonar su hogar.

            Esta erupción volcánica y sus consecuencias debe recordarnos que vivimos expuestos a las fuerzas de la naturaleza y debemos prepararnos para otras sorpresas, varias de las cuales pueden generar resultados negativos, pero es que, finalmente, la humanidad depende de ella para su subsistencia.