Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Números rojos en el AIFA

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

El Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles” (AIFA) vuelve a ser noticia pero, lamentablemente, por situaciones adversas que muestran no tener números positivos, es decir que carece de los ingresos necesarios para poder ser considerado como un negocio que genere utilidades y, uno de los problemas, es que no se anticipan cambios ni en corto o largo plazo.

            Por un lado, según una información difundida por el periódico “El Universal”, en sus dos primeros meses el AIFA fue utilizado por 73 mil 584 pasajeros, es decir apenas 34 mil 416 menos de los 108 mil que, en promedio, acuden diariamente el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). En otras palabras, en el nuevo aeropuerto el número de pasajeros es 99.6% ciento menor a los que acudieron a las añejas instalaciones capitalinas.

            En un documento elaborado por la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, con cifras actualizadas a junio de este año, el número de pasajeros movilizados en el AIFA por cada 24 horas tuvo un promedio de 51 personas diarias, mientras el AICM movió, entre marzo y abril, un promedio de cinco mil 441 personas por hora.

            Ante esta no baja sino mínima concurrencia al AIFA, provocó que el gobierno federal se vio en la necesidad de incrementar en 229% el monto previsto originalmente para subsidiar su operación, razón por la cual el monto original calculado en 419.4 millones de pesos se elevó hasta los mil 370.4 millones de pesos.

            De este modo el subsidio para el AIFA será de más del doble que el apoyo de 680 millones de pesos asignados al AICM, por lo tanto en el presente año el aeropuerto inaugurado en marzo pasado le va a costar más a los mexicanos que dependencias como la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), que cuenta con 717 millones de pesos, o la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que tendrá mil dos millones de pesos.

            La construcción del AIFA fue cercano a los 85 mil millones de pesos, provenientes del erario, más otros 17 mil millones de pesos adicionales para construir conexiones carreteras y la ampliación del Tren Suburbano. Incluso, el subsidio original para el AIFA, solo comprendía el pago de salarios de sus empleados, no para otros gastos de operación como ocurre ahora.

            Aunque se multipliquen el número de vuelos en el AIFA, su situación financiera no cambiará y continuará en números rojos. Sin embargo, desafortunadamente, a la larga el AIFA resultará más caro al erario, es decir a quienes pagamos nuestros impuestos, que el cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que se construía en Texcoco.