Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Necesidad de orientación vocacional

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Como sucede cada año, miles de aspirantes a ingresar cursar una carrera universitaria no logran ese cometido y se sienten frustrados por ser rechazados y quedarse sin poder estudiar en alguna universidad como la Nacional Autónoma de México, la Autónoma Metropolitana, el Instituto Politécnico Nacional o alguna estatal como la Autónoma del Estado de México.

            Ante este panorama diferentes autoridades han buscado alternativas para que esos aspirantes cursen alguna especialidad universitaria, como el Rechazo Cero, consistente en ofrecer alternativas en otras 94 instituciones de educación superior públicas y 58 privadas, que ofrecen 66 ingenierías, 141 licenciaturas y 67 programas de Técnico Superior Universitario.

            De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, hasta el pasado fin de semana ya se han registrado 5 mil 970 jóvenes y quienes deseen participar en este programa, podrán hacerlo durante todo agosto a través del portal www.aspiranteseducaciónsuperior.sep.gob.mx, donde podrán revisar la oferta educativa y elegir la de su preferencia, para después acudir al plantel y cumplir con los requisitos establecidos por las diferentes instituciones.

            Es de esperar que este programa de resultados y que quienes no fueron aceptados en su examen de admisión, encuentren otra opción educativa, pero siento que existe una deficiencia que se arrastra en los diferentes niveles de la educación, tanto pública como privada: una adecuada orientación vocacional de los estudiantes.

            Sucede que ya a punto de salir del nivel medio superior, cuando los alumnos ya deben definir su futuro académico, se pretenden ingresar a carreras tradicionales como Derecho, Ingeniería Civil, Medicina, Contaduría, Comunicación, Arquitectura, por citar algunas, cuando por ejemplo en la UNAM ofrece más de cien licenciaturas y especialidades.

            Considero que sí por lo menos desde secundaria y después en el bachillerato, se buscará alentar al alumno a conocer sus habilidades a fin de encauzarlo debidamente para que escogieran la carrera más adecuada y ser un excelente profesionista, entonces se podría tener una mejor distribución de quienes aspiran a cursar una carrera universitaria.

            Además, también difundir nuevas carreras con futuro, por ejemplo Geriatría, es decir la atención médica especializada para los adultos mayores.

            Si bien se podría decir que ofrecer orientación vocacional significaría un mayor gasto, de ninguna forma sería comparable con evitar primero, no ingresar a una carrera ya saturada y, segundo, evitar la deserción cuando el alumno se dé cuenta que erró en decidir qué estudiar,