Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Falsedades con el avión presidencial

Maullidos Urbanos

Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

El tema del avión presidencial no solamente ha sido utilizado por el presidente Andrés Manuel López Obrador como una cortina de humo para distraer la atención de la población de otros temas más relevantes, ya que en sí mismo no ha sido suficientemente cómo se ha conducido su proceso de venta, rifa o acerca de cuál será su destino final.

Desde antes de iniciar oficialmente su última campaña proselitista para López Obrador la aeronave oficial ha sido un tema recurrente, entre otros puntos, por considerarlo como un gasto faraónico o ser una afrenta para el pueblo. Ya en el poder, lo ha puesto en venta sin éxito, desterrado donde supuestamente se le mantuvo a la intemperie y regresado, aparentemente, en mejores condiciones que en las que se fue y objeto de una rifa que no funciona.

Sobre su rifa, el 12 de febrero, en una cena en Palacio Nacional, presuntamente 75 empresarios mexicanos se habían comprometido a comprar tres millones de boletos o cachitos para la rifa/no rifa del avión presidencial, por 150 millones de pesos, que representaba más de la mitad de todos los puestos en venta, pero por lo visto no se sucedió esa adquisición.

Por la pandemia se suspendió la venta de los cachitos y al reanudarse el 13 de julio, la Lotería Nacional reportó que únicamente se habían vendido un millón 355 mil cachitos, el 22.58% del total; por ello en una conferencia mañanera volvió el presidente volvió a promover la venta de estos cachitos, ya que hasta el 11 de agosto se han adquirido poco más de dos millones, que representan el 33% de los seis millones de boletos emitidos.

Paralelamente a la rifa/no rifa del avión presidencial recurrentemente López Obrador ha insistido desde hace varios meses en que al menos existen dos clientes interesados en la compra del avión presidencia, donde incluso uno de ellos ya dio un anticipo que no necesariamente significa que exista alguna obligación de venta forzosa pero, sin embargo, no se ha dado a conocer la identidad de esas personas.

A un mes de la rifa, se inició una campaña mediática para impulsar la venta de los cachitos faltantes, pero en las actuales condiciones económicas no existen muchas personas dispuestas a gastar 500 pesos por boleto, ya que tiene otras necesidades más relevantes.

La realidad con el tema de la aeronave presidencial, además de ser utilizado como una cortina de humo, López Obrador ha violado uno de sus principios –el de no mentir–, ya que sin hablar con toda la verdad y engañar acerca de su rifa/no rifa, tampoco ha precisado cuál será su destino final, por todo ello este tema quedará como una falta a sus compromisos éticos.