Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Alebrijes en Cuadratines Opinión

Encuestas pre-presidenciales

Alebrijes en Cuadratines
Por Adrián Chavarría Espinosa

ache57@yahoo.com.mx

Con motivo del inicio del tercer año de la actual administración federal, es decir la mitad del sexenio, y ante la muy anticipada campaña de destapes de aspirantes a la candidatura presidencial por Morena, la semana pasada el periódico Reforma difundió encuestas acerca de cómo, desde su particular punto de vista, se encuentran varios precandidatos.

            En el caso de cuál sería la posible votación por partidos políticos, de septiembre a diciembre, la preferencia por Morena aumento 2% para ubicarse en 45%, en tanto el PAN, el PRI y Movimiento Ciudadano se mantuvieron en 20%, 19% y 5%, respectivamente; otros sin cambios fueron PRD y presuntos candidatos independientes con 3% cada uno, pero el Verde y el PT cayeron un punto porcentual para colocarse en 3% y 2%, respectivamente.

            Al analizar a los presuntos aspirantes, Reforma revisa las preferencias por persona considera a doce políticos: panistas, Ricardo Anaya, Mauricio Vila, gobernador de Yucatán y Francisco Domínguez, exgobernador de Querétaro; dos priístas; Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México, y Alejandro Moreno; presidente nacional del partido; cuatro morenistas: el canciller Marcelo Ebrard, Claudía Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, el senador Ricardo Monreal y Adán López Hernández, secretario de Gobernación; y tres de Movimiento Ciudadano: Luis Donaldo Colosio Riojas, presidente municipal de Monterrey, y los gobernadores Enrique Alfaro y Samuel García, de Jalisco y Nuevo León, respectivamente.

            Según ese análisis, de los panistas el más conocido es Anaya, por ello es quien con un 50% registra la mayor opinión entre mala y muy mala, aunque también con apenas el 15% es quien tiene la mejor opinión favorable; los otros dos son mínimamente reconocidos.

            De los priistas, Del Mazo tiene un reconocimiento popular del 50%, 20 puntos más que el exgobernador de Campeche, razón por la cual el mexiquense tiene un 7% de opinión muy buena/buena, pero un 28% de mala/muy mala.

            Acerca de los miembros de Movimiento Ciudadano, curiosamente el alcalde regiomontano es más conocido que los gobernadores de Nuevo León y Jalisco, aunque tiene menos tiempo en el panorama político nacional; incluso obtiene un 25% de opinión muy buena/buena contra un 11% de mala/muy mala.

            Entre los morenistas Ebrard es el más conocido con 10 puntos por encima de Sheinbaum, aunque ambos empatan en 25% de opinión muy buena/buena, pero el canciller registra el 28% de reconocimiento malo/muy malo por 18% de la funcionaria capitalina.

            Al preguntar sobre la intención del voto, el secretario de Relaciones Exteriores aumentó ocho puntos de septiembre a noviembre para acumular in 31% de preferencias, mientras que Sheinbaum solo subió cuatro puntos y se quedó con 30%, para ser los mejor calificados.

            En tercer sitio aparece Colosio Riojas con 27%, aunque en la encuesta anterior no figuraba; en cuarto se coloca a Ricardo Anaya quien creció un punto y se le atribuiría 16% de posibles votos; en quinto, el senador Ricardo Monreal sube tres puntos y queda con 23%; el sexto correspondería a Samuel García, quien aparece por primera vez.

            El séptimo sitio correspondería a Del Mazo Maza, quien sumó dos puntos y se colocó en 10%; el jalisciense Alfaro creció un solo punto y tendría 7%; el tabasqueño López Hernández, el líder priista y el exmandatario queretano, también figuran por primera vez, donde el secretario de Gobernación tendría 6% y los otros dos 5% cada uno; en cambio el panista Vila pierde dos unidades y se queda con 4% de intención del voto.

            Ya con todo lo anterior se pueden formular una serie de observaciones que podrían desvirtuar las cifras y tendencias difundidas por Reforma, Una de ellas, entre las más importantes, es que no explica las razones para considerar a estos candidatos, ya que a excepción de varios de los políticos morenistas directamente señalados por el presidente, los demás no han expresado abiertamente sus aspiraciones presidenciales, incluso varios de ellos se desmarcaron de este tipo de encuestas y expresaron estar más interesados en cumplir con sus actuales responsabilidades.

            Otro punto es incluir a Luis Donaldo Colosio Rioja, quien al ser alcalde de Monterrey tiene el primer cargo público de relevancia, por lo que se desconoce cómo podría responder ante alguna situación difícil o inesperada, por lo que resulta muy prematuro considerarlo como presunto aspirante presidencial. Muy probablemente se le incluyó por la trascendencia de sus apellidos y nada más.

            También resulta muy anticipado hablar de aspirantes presidenciales cuando faltan aproximadamente dos años para que empiece formalmente ese proceso electoral, lapso en el cual puede suceder muchas cosas, cambios en el panorama político, existencia de aciertos y errores en las actividades públicas, en fin, son muchas circunstancias que deben ser consideradas para anticipar desde ahorita candidaturas definitivas.

            Entonces este tipo de encuestas, más que orientar a la ciudadanía o exponer posibles panoramas, es simplemente hacerle el juego a López Obrador en sus intereses personales y políticos. Debemos esperar más tiempo para tener un panorama más claro y definitivo y cancelar simples suposiciones.