Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Continúa polémica por uso del cubrebocas

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

A más de ocho meses de padecerse la pandemia de covid-19 en México, cuando ya son más de un millón de contagiados, prácticamente cien mil los fallecidos –de acuerdo a cifras oficiales, aunque las reales son mucho más elevadas–, se mantiene vigente la polémica acerca de que si las personas deben o no usar el cubrebocas ya sea voluntariamente o de forma obligatoria.

            Es irrefutable que el gobierno federal no ha atendido debidamente el problema del covid-19, al grado de que a nivel mundial México ocupa el onceavo lugar de contagios y cuarto sitio en decesos, pero tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, no han otorgado la debida relevancia a la mascarilla, reconocida por investigadores y especialistas como importante auxiliar para prevenir las infecciones.

            Debido al alto número de contagios, entidades como Durango y Chihuahua regresaron al semáforo rojo y otras corren ese mismo riesgo, entre ellas la Ciudad de México, mientras que gobernadores de Guanajuato, Chihuahua, Nuevo León y Sonora, han decretado el uso obligatorio de las mascarillas para bajar el nivel de contagios y controlar su expansión.

            Sin embargo, López Obrador ya se expresó contrario a esta decisión y ha reiterado que él nunca será partidario de este tipo de medidas al calificarlas de «autoritaria y de mano dura»; aseguró que hacer obligatorio el uso de los cubrebocas no cambiará nada, dado que al principio nadie hizo caso de las indicaciones.

            Pero si la población no hizo nada es que ni el presidente ni las autoridades federales, con muy escasas y honrosas excepciones, decidieron no usar la mascarilla y sí minimizar su utilidad y ahora ha expresado que no va a recomendar nada que signifique sometimiento o castigo, ya que según él los mexicanos son mayores de edad y se les puede concientizar.

            Lamentablemente los hechos desmienten esa pretendida concientización de los mexicanos, ya que de ninguna forma se ha controlado la pandemia y, como ya se mencionó anteriormente, en algunas entidades han crecido los casos y varios hospitales dedicados a la atención del coronavirus se encuentran saturados sin poder recibir a más pacientes.

            Aunque el presidente considera que el uso obligatorio de la mascarilla es un acto autoritario, desafortunadamente al que califica como “pueblo bueno” y “consciente” no atiende ninguna recomendación y para evitar más contagios no queda otro camino que aplicar una medida de autoridad, la cual sin duda servirá para controlar y disminuir los casos de coronavirus entre los mexicanos, aunque sea de manera forzosa.