Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Anular el “fraude” electoral

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Las elecciones del próximo domingo pueden anticiparse que resultarán sumamente cerradas y de un difícil pronóstico, donde como nunca antes en el México contemporáneo un presidente de la república se ha involucrado demasiado en el proceso electoral y, lo peor, que lo ha reconocido públicamente a fin de respaldar a Morena, su partido y a sus candidatos.

            Las diferentes encuestas presentan diversos panoramas, pero la realidad es que en el caso de las gubernaturas no todas los candidatos de Morena tendrán una fácil victoria; para los diputados federales, en el mejor de los casos alcanzarían la mayoría simple, es decir, no la calificada, por lo que no podrán lograr ellos solos reformas constitucionales.

            Si bien varios sectores sociales se han desencantado con el gobierno de López Obrador, realmente aún cuenta con una gran base que lo respaldará en las urnas, en particular, los beneficiarios de sus programas sociales, como la pensión universal para mayores de 65 años.

            También, en sus conferencias de prensa mañaneras el tabasqueño ha creado un clima de polarización social, donde los buenos son quienes están con él, pero los malos son quienes no solo lo contradicen, también lo cuestionan y le exigen respuestas claras y puntuales.

            De esta forma no únicamente descalifica a todos a quienes llama adversarios –aunque los considera enemigos–, como reporteros, columnistas, investigadores, intelectuales, analistas, medios informativos, grupos sociales, a quienes los llama conservadores, contrarios a la cuarta transformación, generando la animadversión de sus seguidores.

            Con esta confrontación anticipa presunto “fraude electoral”, con lo cual Morena no alcanzará sus triunfos proyectados, por lo cual habría gran cantidad de inconformidades que serían promovidas ante las autoridades electorales correspondientes.

            Existen varias formas de anular esas “protestas por el fraude electoral”; primero, evitar el abstencionismo; segundo no anular el voto, decidir por un candidato –recomendable, que no sea de Morena–, ya que de esa manera los sufragios no podrán ser manipulados ilegalmente.

            Además, existe una situación que definitivamente será un elemento esencial para anular todas esas versiones del anticipado “fraude electoral”: los funcionarios de casilla no solo son ciudadanos, responsables de su correcta operación, también son vecinos que deberán responder adecuada y socialmente a su función. De ellos dependerá el puntual recuento de votos para definir en las urnas a los candidatos ganadores.             Por eso, la reiterada recomendación para el 6 de junio: todos debemos salir a votar.