Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Ajustes en la radio mexicana

Alebrijes en Cuadratines

Por Adrián Chavarría Espinosa

ache57@yahoo.com.mx

Recientemente en la industria de la radiodifusión mexicana se han generado una serie de cambios y ajustes, que sin duda generará una sacudida en este medio de comunicación como no se había registrado desde hace relativamente un buen tiempo.

Ajustes que van desde crisis en consorcios, riesgos y cierres de emisoras, cambios de concesionarios y nuevos proyectos, con lo cual se puede considerar que este medio se mantiene vigente a pesar de la penetración de servicios a través del internet y de que, poco a poco, se incrementa la audiencia a través de la señal de radio en alta definición.

Entre los cambios más trascendentales se encuentra la venta del 50% de Radiopolis, propiedad de Televisa, es decir de Emilio Azcárraga Jean, por mil 448 millones de pesos al Corporativo Coral, encabezado por Miguel Alemán Velasco, quien hasta el 13 de marzo de 1998 fuera director de Noticieros del consorcio televisivo y de televisión satelital Sky para competir por la gubernatura de Veracruz, que asumió el 1 de diciembre de ese año

La trascendencia de esta compra-venta es que Radiopolis fue la empresa que inició Emilio Azcárraga Milmo, y la cual se expandió hasta conformar un poderoso consorcio mediático, pero en el cual la radiodifusión era el área que menos le importaba por considerar que menos utilidades le reportaba.

Por eso, en el 2002 el grupo español Prisa adquirió el 50% porcentaje que mantendrá en el nuevo acuerdo, que comprende 17 estaciones y una cadena nacional de 130 estaciones afiliadas, que ahora será codirigida con el Corporativo Coral, cuyos propietarios son catalogados como conocedores de la industria, que conocen de la radiodifusión y que en ese sector pueden hallar sinergias con otras industrias de la era digital.

No debe omitirse que los Alemán mantienen intereses empresariales, en otros ámbitos como la industria del turismo, la aviación además de contar con carrera e intereses en la política mexicana, por lo cual es de esperarse que aprovechen esa cobertura y la propia naturaleza de ese medio para reimpulsar su presencia en la sociedad.

Por otra parte el Heraldo Media Group es subdiaria de Grupo Andrade, cuyo principal negocio está en el sector automotriz, y forma parte de la familia del periódico El Heraldo de México y ahora con las estaciones 98.5 de la CDMX y 100.3 de Guadalajara emitirá el concepto El Heraldo en Radio, como parte de su expansión multimedia: donde además del periódico El Heraldo de México, ya tiene presencia en televisión con El Heraldo TV en el canal 151 de Izzi.

La 98.5 de la Ciudad de México y la 100.3 de Guadalajara pertenecieron hasta el 15 de junio a Grupo Imagen, a través de sus subsidiarias Imagen Telecomunicaciones y de Administradora Arcángel, respectivamente. La vigencia de ambas concesiones vencerá en junio de 2036 y fueron las menos respaldadas por Imagen para su barra noticiosa.

Para reforzar su área informativa electrónica Heraldo Radio contrató a comunicadores de reconocida trayectoria como Alejandro Cacho y, particularmente, a Guadalupe Juárez, Sergio Sarmiento y Jesús Martín Mendoza, quienes salieron de Grupo Radio Centro, (GRC).

Grupo Andrade, con 27 agencias automotrices en el Valle de México, sería el segundo actor de la industria automotriz con una señal en la Ciudad de México, el primero fue Eduardo Henkel, propietario del Grupo Bavaria, cuya estación 105.3 FM, operada por Más Radio Telecomunicaciones bajo el concepto Aire Libre, transmite a Brozo, de Víctor Trujillo.

En cambio, existen grupos radiofónicos en problemas: GRC y el Instituto Mexicano de la Radio (IMER). En el primer caso y aunque lo niegue, atraviesa por una crisis económica reflejada en el cierre de varias estaciones, como Radio Centro, El Fonógrafo, Radio Red AM y Formato 21, el despido de personal, como los comunicadores antes mencionados, así como versiones no totalmente desmentidas de que no podrá sacar al aire en octubre próximo la señal de la nueva televisora abierta a nivel regional en el Valle de México, en la frecuencia de 8.1.

Además, concluyó anticipadamente su acuerdo con Grupo 7 (G-7), por el cual operaba desde 1993 la frecuencia 92.1 de FM, XHFO-FM, que después de varias ratificaciones debería concluir hasta 2020, al argumentar que la separación comercial obedece “a los nuevos retos y oportunidades que plantea el entorno de la industria de la radio”. Pero sigue vigente el acuerdo inverso, por el cual G-7 maneja la frecuencia 1440 en AM, propiedad de GRC.

Corren versiones en el ámbito radiofónico de que varios consorcios tienen interés en adquirir varias frecuencias de GRC, lo cual podría suceder para allegarse recursos para su nueva aventura televisiva.

Por último, a consecuencia de la Austeridad Republica el IMER sufrió recortes económicos con el riesgo no solo de dejar producir programas y operar con música continua, es decir sin locutores, sino que varias de sus frecuencias dejaran de salir al aire.

Aunque la Secretaría de Educación Pública autorizó una ampliación presupuestal, pero aparentemente no es garantía de que resulte suficiente para seguir trabajando en un futuro a mediano plazo, así que se debe esperar a ver cómo evoluciona su falta de recursos.

Este es parte del panorama radiofónico nacional, del cual no se puede decir que será el definitivo pero, sin duda, será interesante darle un seguimiento cercano.

A %d blogueros les gusta esto: