Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Sin acceso a leche los más pobres

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

El gobierno de la Cuarta Transformación ha reiterado hasta el cansancio que en su administración “Primero los pobres”, pero en los hechos no sucede así. El mejor ejemplo se tiene con la leche subsidiada que distribuye Liconsa, ya que el año pasado eliminó del reparto a más de 478 mil personas, elevó su precio en 150% a los más pobres y canceló el abasto a 67 municipios de 12 estados con mayor marginación que recibían el producto a tarifa preferencial.

            Esta información no es inventada, tampoco es producto de investigaciones secretas o de una indebida difusión de archivos clasificados, de ninguna manera, sólo es el informe de la Auditoría del Órgano Interno de Control de Liconsa, donde se detalla la reducción de personas atendidas, de la cual Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad tiene una copia.

            Según su página electrónica, “Liconsa (es una) empresa de participación estatal mayoritaria, industrializa leche de elevada calidad y la distribuye a precio subsidiado en apoyo a la nutrición de millones de mexicanos, especialmente de niños de hasta 12 años, de familias en condiciones de pobreza, contribuyendo así a su adecuada incorporación al desarrollo del país”.

            En la citada auditoría realizada a inicios de 2020, al cierre del ejercicio 2019 se habían atendido con leche subsidiada a cinco millones 871 mil 236 personas en condición de pobreza, a pesar de que la meta era alcanzar los seis millones 350 mil beneficiarios, cobertura lograda en el último año del anterior sexenio; es decir, se dejó sin leche a más de 478 mil mexicanos.

            Además, la cobertura alcanzada en 2019 fue la más baja en una década. En 2010 el abasto de leche superó los seis millones de beneficiarios y en 2013 llegó a un récord de seis millones 490 mil, según cifras auditadas y validadas por la Auditoría Superior de la Federación; también Liconsa se proponía suministrar en 2019 leche a precio subsidiado a tres millones 829 mil mujeres, pero sólo atendió a tres millones 466 mil, por lo que se dejó fuera a 363 mil.

            En la mencionada auditoría se detalla que en 12 centros de distribución del país, por cuestiones administrativas, se recortó del padrón a 983 mil personas y únicamente se dieron de alta a otras 756 mil, es decir se eliminaron a 227 mil beneficiarios.

            Trascendió que el director de Finanzas, René Gavira, responsable del presupuesto para adquisición y reparto de la leche había renunciado, pero ¿es suficiente para subsanar esa grave deficiencia? Dudo que éste sea el único programa social con deficiencias pero se desconocen.

            En verdad el gobierno de la Cuarta Transformación necesita trabajar más duro para que esa frase de “Primero los pobres”, sea una realidad y no solo un lema de campaña política.