Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Posible rectificación en cambio de estatua de Colón

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Ante la polémica acerca de la estatua de Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma, la cual supuestamente sería remplazada por la escultura de una mujer indígena de nombre “Tlali”, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, anunció que esa decisión se suspende… pero por el momento.

            Tras admitir tácitamente que había faltado a la ley, la funcionaria capitalina definió quién decidirá qué escultura se colocará en la glorieta de Paseo de la Reforma: «Hemos tomado la decisión de que mejor lo ponemos en manos del Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México, que es finalmente quien lo tiene que decidir, el cual está constituido por instituciones de la Ciudad y del Gobierno de México, como el Instituto Nacional de Antropología e Historia así como historiadores y ciudadanos».

            Agradeció al escultor Pedro Reyes por su aportación y anticipó que su obra deberá ser expuesta en la Ciudad de México, misma que había sido blanco de críticas de todo tipo, ya que para muchos quedaba lejos de representar a la mujer indígena y la caricaturizaron como si fuera la cabeza de un extraterrestre, entre otros señalamientos, sin omitir el hecho de que había sido elaborada por un hombre mestizo.

            Este cambio de opinión no fue gratuito ya que respondió a diversas presiones, como la iniciativa en Change.org, donde miles de firmas de respaldo demandaban cancelar esa decisión, así como una carta firmada por más de 350 personas de la cultura, entre ellas numerosas artistas, quienes consideraron que el escultor Reyes no se autoidentificaba como indígena para representar a ese tipo de mujer.

            En esa misiva demandan que sea un comité, conformado por mujeres indígenas, quien designe a la escultora que realice la obra, a fin de resultar más representativa.

            Sin embargo el problema no está superado por varias razones. Una de ellas es que al continuar adelante el proyecto de la estatua de la mujer indígena, no se precisa si ocupará el sitio de Colón en Paseo de la Reforma; además, si el citado comité de Monumentos y Obras Artísticas –integrado por autoridades federales y capitalinas–, permitirá la participación del grupo de mujeres indígenas y artistas independientes con voz y voto en la decisión final.

            Para un verdadero reconocimiento a la mujer indígena, además de merecer una obra artística que la represente, también se le debe asignar un sitio apropiado, nuevo, no uno con historia, que supere a la Ciudad de México y trascienda a nivel nacional.