Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Plástico peligroso

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Ya sea por un afán de reciclar o de reutilizar envases de plástico que originalmente contienen crema o yogurt, muchas personas acostumbran guardar otro tipo alimentos en ellos, aunque de acuerdo con la Revista del Consumidor existen riesgos para la salud por esta práctica que, incluso, se pueden asociar al riesgo de contraer cáncer..

            De acuerdo con el medio oficial de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), esos envases son de un solo uso, lo cual es advertido en los empaques correspondientes, ya que se fácilmente se deterioran y permiten la entrada de bacterias y, además, con el paso del tiempo se agrietan y pueden liberar sustancias las cuales, al entrar en contacto con otros alimentos no originales, pueden contaminarlos.

            Se explica que además de no estar pensados para conservar otro tipo de alimentos, diferentes a los originalmente programados, los riesgos a la salud se incrementan cuando son sometidos a fuentes de calor, como hornos de microondas, ya que pueden liberar y propagar Bisfenol A, también conocido como BPA.

            La revista detalló que el Bisfenol A o BPA es una sustancia utilizada para endurecer el plástico, la cual se encuentra en el revestimiento interno de diversos envases de refrescos y alimentos y se precisa que algunos estudios en alimentos han demostrado una posible relación entre su exposición con el aumento en el riesgo de cáncer.”

            Además, precisa que en Estados Unidos está parcialmente prohibido el uso del BPA, incluso ya no se utiliza para la fabricación de biberones, mientras que en otros países como el nuestro se sigue utilizando al no estar considerado como un producto nocivo.

            Acerca del reúso de bolsas herméticas, la Profeco considera que depende del tipo de alimentos que se busque guardar en ellas, pero lo recomendable es que tras ser utilizadas se deben lavar por dentro y fuera para reducir riesgos de la existencia de posibles microorganimos nocivos para las personas.

            En conclusión y aunque le anime el espíritu ambientalista y reciclador, se debe tener más cuidado en el uso de los envases de los citados productos lácteos.

            También en lugar de continuar en la grilla, los legisladores federales deberían analizar la necesidad de prohibir el uso del BPA y definir otro tipo de envases que además de sustituirlo, permitan su reciclaje y reúso, también se considere qué hacer con los plásticos ya existentes para que no se agreguen a la basura que contamina nuestro ambiente.