Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Límites legales a Morena

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

El martes 27 de abril fue un día negro para Morena y, en particular, para el presidente Andrés Manuel López Obrador: el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió varios fallos que les resultan contrarios para sus intereses políticos, razón por la cual el mandatario literalmente estalló contra los organismos autónomos en su siguiente conferencia mañanera.

            La molestia presidencial se debe a que el Tribunal retiró oficialmente las candidaturas de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón para los gobiernos de Guerrero y Michoacán, medidas a las que calificó de excesivas, antidemocráticas y sin justificación; insistió en que “es un golpe a la incipiente democracia mexicana” y exhorto los ciudadanos de esas entidades Michoacán a “seguir adelante, a seguir participando, a no desmoralizarse”, a lo que se sumó la decisión de anular la sobrerrepresentación partidista en la Cámara de Diputados federal.

            Advirtió que ya se trabaja para reformar los órganos administrativos y autónomos a fin de ajustarlos a la nueva realidad del país, mediante las iniciativas “que sean necesarias para que a estos aparatos atiendan a toda la población y no solo a un sector”. Puso como ejemplo al Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI) que, según él, nada más defienden a las telefónicas en lugar de las personas que son extorsionadas y asesinadas.

            Acusó a Telmex de impulsar una campaña contra el padrón de usuarios de telefonía móvil, al afirmar que el INAI apoya a las telefónicas, luego de que su pleno aprobó iniciar una acción de inconstitucionalidad contra las reformas a la Ley Federal de Telecomunicaciones.

            Lo que López Obrador y sus seguidores no quieren comprender que las acciones y decisiones en contra de los candidatos y los diputados de Morena están totalmente apegadas al marco legal vigente, con las que obviamente no están de acuerdo, motivo por el cual pretende reformar y ajustar a sus objetivos y necesidades políticas.

            Por eso su interés de terminar con todos los organismos autónomos que no entran en sus planes de la Cuarta Transformación, de que diputados y senadores morenistas aprueben sus iniciativas, “sin modificarles siquiera una coma” –como quizá no sucedía desde los tiempos de cuando el PRI era la aplanadora legislativa–, a fin de concentrar todo el poder posible.

            Ante el riesgo de perder la mayoría en la Cámara de Diputados, el presidente buscará acelerar sus reformas legislativas en periodos extraordinarios, pero eso no frenará que tanto organismos autónomos como personas en lo individual recurran a más amparos y juicios de anticonstitucionalidad para enfrentar los presuntos ajustes al marco legal vigente.