Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Policiaca

Les quemaron su camioneta sólo porque les pareció sospechosa, en Xonacatlán

* Vecinos de Naucalpan fueron acusados de ser delincuentes por pobladores de Santa María Zolotepec a pesar de la falta de evidencias.

Xonacatlán, México.

Por José Ángel Gutiérrez

Movilizados por la vox populi equivocada, vecinos de la delegación Santa María Zolotepec, en este municipio, calcinaron un vehículo, al considerarlo propiedad de presuntos delincuentes, quienes al final resultaron inocentes.

Informes de este miércoles indican a Vector Visual que el incidente ocurrió ayer al filo de las 20:40 horas en calle Vista Hermosa, a la altura del acceso a Piedra Ancha, donde alertas vecinales desataron una ola de confusiones.

Quizá inquietos por hechos delictivos ocurridos en la zona de calle Vista Hermosa, vecinos se comunicaron a Seguridad Pública Municipal Xonacatlán tras detectar la presencia de un vehículo “sospechoso” circulando por vías de la comunidad.

Patrullas municipales se desplazaron al lugar para verificar la situación, aunque tras varias acciones corroboraron que ningún vehículo contaba con reporte de robo, de ahí que no había delito por perseguir a pesar de la molestia vecinal.

Ante la insistencia de llamados vía telefónica, la policía volvió a subir al poblado, donde, acorde a los protocolos de actuación, los elementos estaban impedidos de ingresar a un domicilio no especificado, por lo que procedieron a verificar al estatus de los sospechosos.

Fuerzas del orden checaron nombres en el sistema y confirmaron que los ocupantes de la camioneta tipo Van, con placas NXY-3525, no portaban antecedentes penales, ni tampoco reporte de robo de la unidad ni cargamento ilícito.

A pesar de la ausencia de evidencias, pobladores decidieron quemar la camioneta cerca del acceso a la localidad de Piedra Ancha, donde la carrocería quedó reducida a chatarra, en otra acción que evidenció desinformación.

Los hombres señalados, quienes provenían del municipio de Naucalpan, acreditaron tanto su identidad como la propiedad de la camioneta ante el juez conciliador, por lo que después quedaron libres ante la inexistencia de cargos.

Sin embargo, fueron puestos a disposición del juez conciliador un automóvil tipo Sonic (imagen dos) y una motocicleta Yamaha, pero ambos en condición de abandonados.