Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Intereses políticos por encima de tragedias

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Resulta lamentable que ante un hecho trágico, como el acontecido en Coatzacoalcos, Veracruz, donde un grupo criminal atacó con bombas molotov un table dance, con el saldo de casi treinta muertos así como una decena de lesionados, entre todos ellos diez mujeres que buscaban ganarse la vida de alguna forma, ya fuera como mesera, cajera o bailarina.

            Pero en lugar de que las autoridades municipales, estatales y federales se coordinen para ejecutar las investigaciones para ubicar y detener a los autores intelectuales y materiales de este acto criminal, prefieren inculparse recíprocamente de ser responsables de haber liberado a uno de los presuntos implicados en este atentado.

            Al exhortar a la población en general a aportar cualquier indicio o dato a la carpeta de investigación iniciada, el gobernador Cuitláhuac García aseguró que la presunta autoría del atentado corresponde a Ricardo “N” alias La Loca pero también afirmó que esta persona había sido dejada en libertad por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz, en el pasado mes de julio de este año.

            En respuesta, la Fiscalía reviró de inmediato y no solo se sacudió la responsabilidad, al asegurar que la puesta en libertad de ese presunto delincuente en julio fue responsabilidad de la Fiscalía General de la República, sino que semanas después elementos de la Secretaría de Marina lo volvieron a capturar pero que esa dependencia horas después también lo liberó.

            De nuevo el mandatario morenista respondió y acusó al fiscal General, Jorge Winckler, de proteger al cártel delictivo al que pertenecería Ricardo “N” y confirmó que marinos lo capturaron dos veces pero que nunca fue investigado debidamente por la fiscalía.

            Para entender esta serie de inculpaciones debe recordarse la pugna existente entre el gobernador García, y el fiscal General del Estado, quien fue designado para el cargo durante el mandato del panista Miguel Ángel Yunes para un lapso de seis años.

            Sin embargo, el actual gobernador está empecinado en destituir al fiscal para colocar a alguien más afín con él y su administración, pero Winckler se resiste a dejar el cargo,

            Entre esos dimes y diretes no se ha informado de cómo avanzan las investigaciones para detener a los culpables del atentado al table dance, quienes se han de estar carcajeando y sabiéndose impunes, ya deben de estar preparando nuevos ataques, confiados en que ante las discrepancias entre las autoridades ellos podrán actuar con toda tranquilidad, amparados en las disputas entre políticos.