Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Nueva ley federal de movilidad

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Cuando los legisladores federales cumplen con sus responsabilidades más allá de intereses políticos y trabajan pensando en la población, sin duda logran alcanzar excelentes resultados, como es el caso de la aprobación de la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, la cual al ser aprobada por la Cámara de Senadores, únicamente falta ser enviada al Poder Ejecutivo para ser publicado en el Diario Oficial de la Federación para ser publicada y entre en vigor.

            Gracias al voto unánime de 102 senadores presentes en el pleno del Senado, se estableció la obligación para que en todas las entidades federativas la prioridad en la movilidad la tenga al peatón, le siguen ciclistas, personas con patines, patinetas y triciclos; después el transporte público, seguido del de carga, y al final automóviles particulares y motociclistas.

            Lo más destacado de esta legislación resulta ser la implementación obligatoria del alcoholímetro, el cual consiste en prohibir conducir con una alcoholemia superior a 0.25 miligramos por litro de aire en aire espirado o 0.05 gramos por litro de sangre (g/dL). Para los motociclistas los parámetros serán de 0.1 mg/L o 0.02 g/dL, en tanto para los conductores de transporte no se permitirá ninguna tolerancia.

            La aplicación y control de alcoholimetría será con el método aprobado por la Secretaría de Salud Federal, mientras la supervisión de pesos y dimensiones de vehículos motorizados en todas sus modalidades deberán cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas y leyes aplicables.

            Otras medidas aplicables serán la obligatoriedad para que estados y municipios establezcan los mismos límites de velocidad de forma uniforme, para que sean 30 kilómetros por hora (km/h) en calles; 50 km/h en avenidas; 80 km/h en vías rápidas, 110 km/h para automóviles en carreteras y autopistas federales, 95 km/h para autobuses y 80 km/h para camiones en carreteras y autopistas federales, sin omitir el uso obligatorio del cinturón de seguridad para usuarios de automóviles y de casco para quienes viajen en motocicleta.

            De aplicarse estas medidas deberán de reducirse el número de accidentes viales donde, lamentablemente, se generan personas con lesiones, desde leves hasta graves que, incluso, provocan la muerte de personas involucradas, incluso de inocentes considerados como daños colaterales, pero daños al fin.

            La única duda es si se establecieron sanciones para aquellos que, utilizando las redes sociales principalmente, advierten de los operativos de alcoholímetro, a fin de que los ebrios las evadan sin comprender que existe el riesgo de siniestro con sus negativas consecuencias.