Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Inseguridad durante contingencia sanitaria

#Opinión

Maullidos Urbanos

Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

De acuerdo a las conclusiones de un análisis de Integralia Consultores, el aumento de la violencia a nivel nacional ha provocado una caída en la confianza ciudadana acerca del gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI, en diciembre de 2108, al iniciar el sexenio, 48.8% de la población consideraba que las condiciones de seguridad empeorarían o seguirían igual de mal, para marzo del 2020 ese porcentaje ya era del 66.5%

Para Integralia son varias las razones de este aumento del escepticismo ciudadano, donde destaca que a 18 meses de iniciada la actual administración, el gobierno federal carece de una estrategia clara de combate a la delincuencia organizada donde la Guardia Nacional, componente central de la actual política de seguridad, carece de objetivos claros y métricas específicas que permitan evaluar su desempeño.

Por ello, a un año de su creación la tasa de homicidios dolosos ha aumentado en seis de los diez estados donde existe la mayor tasa de elementos desplegados por cada 100 mil habitantes: Quintana Roo (0.3%), Colima (0.3%), Zacatecas (27.9%), Michoacán (57.6%), Campeche (28.3%) y Nayarit(4.7%); las entidades con cifras a la baja son Oaxaca (-0.8%), Guerrero (-15.8%), Baja California Sur (-57.4%) y Querétaro (-0.5%).

Si bien la mayoría de delitos de alto impacto registró una disminución en el citado periodo, en contraste aumentó la tasa de homicidios dolosos debido a los enfrentamientos entre los grupos del crimen organizado por el control del territorio, hechos violentos que se concentraron en cinco entidades: Baja California, Chihuahua, Colima, Guanajuato y Michoacán.

Además, ante el decreto presidencial que legaliza el uso de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, Integralia consideró que se reforzó el carácter militar de la agenda de seguridad marginando a un segundo plano la urgente tarea de profesionalizar y equipar a las policías estatales y municipales, sin omitir la reducción del 30% al presupuesto asignado a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para 2020, por las medidas de austeridad.

Por último se prevé que como ocurrió en la crisis de influenza H1N1 en 2009, los delitos de alto impacto aumenten conforme se reactive la economía y se reanuden las actividades, por ello resulta altamente probable que por la falta de una estrategia clara se eleven los enfrentamientos violentos entre grupos del crimen organizado.

Para Integralia, el panorama para la seguridad pública no es resulta nada positivo.