Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Egoísmo del gobierno federal

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Ante la demanda de médicos que ejercen su profesión de forma privada para ser vacunados contra el covid-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador les respondió que esperen: “Que nos esperen hasta que nos toque por edad, va poco a poco. Que quede claro para que no haya manipulación: se aplica de manera universal, no interesa que los médicos estén en hospitales privados, o que los maestros den clases en escuelas particulares, es para todos. Aquí no se le da preferencia a nadie, ni al presidente que le dio COVID”.

            Sin duda esa es una postura egoísta del mandatario ya que actúa más con una visión electoral que con una actitud de servicio social en favor de un grupo de profesionales quienes se arriesgan en su diaria labor a ser contagiados, sino que muchos de ellos puede ser asintomáticos, pueden ser transmisores del virus a sus pacientes.

            Debe recordarse que durante varios meses hospitales privados auxiliaron a las instituciones de sector salud público, cuando gratuitamente atendieron a sus pacientes de urgencia de diversos padecimientos y cirugías, es decir médicos, enfermeras, laboratoristas y todo el demás personal que labora en esos sitios.

            Pero eso lo olvida el presidente y en lugar de corresponder a ese apoyo de hospitales privados y su personal, ahora les niega la posibilidad de vacunarse. Pero no solamente son quienes prestan su labor en esas instituciones, son también odontólogos, pediatras, oculistas, entre otros, quienes atienden a personas que requieren una atención especializada, suspendida en los servicios públicos para atender a los contagiados por coronavirus.

            Son múltiples las posibles razones para que López Obrador se niegue a autorizar la aplicación de dosis a este tipo de personal y, en cambio, permita que sí se aplique a los servidores de la nación y a maestros. Una de ellas es que quienes ejercen la medicina de forma privada no son afines al gobierno autodenominado de la Cuarta Transformación, por lo tanto sus votos serían para candidatos calificados de “fifís”, no para los de Morena.

            Lo recomendable sería organizar algún tipo de mecanismo para que los profesionales del sector salud privado marginados, puedan ser vacunados ya que ellos también merecen recibir ese tipo de protección para su salud personal, de sus familias y sus pacientes.

            Sin menospreciar a los maestros, en estos momentos resulta necesario proteger a los médicos que ejercen de forma privada su labor; negarles ese beneficio es un sin duda un acto egoísta de López Obrador, quien falta a su promesa de velar por el bienestar de las mayorías.