Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Diferentes apoyos a la educación

Alebrijes en Cuadratines
Por Adrián Chavarría Espinosa

ache57@yahoo.com.mx

La semana pasada quedo en evidencia cómo el gobierno de la Cuarta Transformación apoya un tipo de educación populista, que aparentemente respalda la preparación de futuros maestros mientras que se niega a ayudar a universidades oficiales, las cuales solicitan apoyos para cumplir con sus responsabilidades académicas y administrativas.

            Por ejemplo, en el Estado de México se presentan ambos casos. Por un lado, Alfredo Barrera Baca, rector de la Universidad Autónoma del Estado de México reconoció que en sus finanzas existe un déficit de 302 millones de pesos, el cual le impedirá cerrar el año con números negros, además de que no podrá cubrir el aguinaldo para todos sus empleados.

            Explicó que las condiciones económicas este año no son tan favorables como quisieran por las necesidades de la institución, el encarecimiento de los bienes y servicios y el añejo déficit que arrastran desde hace años por pagos pendientes, además de estar dispuesto a que sus finanzas sean auditadas para comprobar que sus recursos se han ejercido adecuadamente.

            Además, el rector aclaró que la UAEMex no recibió mil 163 millones de pesos extras este año, como lo afirmaron varios diputados locales al inicio de la revisión del Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2018, sino sólo 379 millones de pesos estatales y 80 millones federales, utilizados para enfrentar al incremento salarial de este año.

            Barrera Baca recordó que de acuerdo con un análisis realizado con la Secretaría de Educación Pública y la Asociación Nacional de Unidades e Instituciones de Educación Superior, existe una bolsa de mil 800 millones de pesos para apoyar a nueve universidades con problemas financieros. con la única condición de que el gobierno estatal les apoye con una cantidad similar a la aportada por el federal.

            El rector aclaró que esta sería la solución para este año, pero de no existir un aumento en su presupuesto de 15%, para llegar a 5 mil 800 o 6 mil millones de pesos, el año próximo se repetirá la misma crisis.

            Además de la UAEM otras 25 instituciones de educación superior tienen problemas financieros y para demandar apoyo económico a la federación realizaron un paro de actividades por 24 horas, ante lo cual el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió que su administración no cederá a presiones y dijo que las universidades tendrán presupuestos actualizados con base en la inflación, pero sin recursos extraordinarios.

            El presidente puntualizó que se debe actuar así, “porque tiene que haber orden administrativo. Y si no se tiene la razón, aunque se pare el país, porque si no, vamos a estar a expensas de chantajes y nunca van a cambiar las cosas”,

            En el lado contrario de la moneda se difundió ampliamente el secuestro de 92 autobuses foráneos con todo y sus choferes, por estudiantes de la Normal de Tenería, de Tenancingo durante diez días, aunque ellos lo calificaron como un préstamo ya que los devolvieron, aunque a regañadientes y cuando quisieron, no cuando se comprometieron.

            Debido a que en el gobierno del Estado de México no obtuvieron la respuesta esperada a sus demandas, los normalistas acudieron a la Secretaría de Gobernación, donde autoridades federales accedieron a todas sus demandas, siendo la más destacada que se les otorgarían 84 plazas para sus egresados.

            Otros acuerdos menos difundidos son que para la admisión de nuevos estudiantes la edad máxima sea de 24 años, con promedio mínimo de seis; un examen interno sin difundirse los resultados en internet ni en ningún otro medio; aumentar de mil a tres mil pesos las becas para alumnos de quinto a octavo semestres, cubrir al 100% los gastos de titulación, alfombrar los 10 mil 800 metros cuadrados de su cancha de futbol con pasto sintético y el compromiso de que no se realicen sobrevuelos de vigilancia en el cielo de su plantel, lo cual de ninguna forma garantiza que se mejore la calidad de su preparacion.

            Se acordó gestionar para que todos los alumnos reciban 840 pesos del programa Beca de Apoyo a la Práctica Intensiva y al Servicio Social de la Secretaría de Educación.

            Ricardo Peralta, subsecretario de Gobernación encargado de las negociaciones, hizo una vehemente defensa del acuerdo los activistas de Tenería, a quienes llamó chicos a los que “no se les debe estigmatizar” y ante cuyo comportamiento no hay que ser “hipersensibles”, porque proceden de familias que por generaciones han vivido en la pobreza y la marginación”.

            Demandó que no se llegue a la “violencia verbal”, a “los toletazos ni los gases lacrimógenos. Muchos añoran la represión y deben estar en una profunda depresión. Qué bueno que se están movilizando. El gobierno es sensible a las más nobles causas del país…”.

            En resumen, mientras que a Universidades públicas se les niega el apoyo para seguir con sus actividades académicas y de investigación, a normalistas se les conceden todos sus caprichos que de ninguna forma les garantiza tener una preparación académica de calidad, sino simplemente tener una forma de subsistencia escudados en una profesión magisterial para la cual no tienen vocación para “educar” a una niñez que, lamentablemente, no tendrá un futuro de calidad, como sería deseable para toda la sociedad.