Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Caso contra EPN, ¿cortina de humo?

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Al cumplirse un año de la consulta popular con la que Morena pretendió enjuiciar a los expresidentes de la república, en su conferencia de prensa mañanera del martes Andrés Manuel López Obrador consideró que la Fiscalía General de República podría informar sobre las investigaciones contra ellos, ante lo cual horas más tarde la FGR reveló que son tres los casos en contra de Peña Nieto.

            Se precisó que se integran carpetas de investigación contra el político mexiquense por delitos electorales, patrimoniales, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito relacionados con diversos casos, en uno de ellos se involucra la constructora española OHL, incluso anticipó en forma general que en los próximos meses se judicializará una indagatoria.

            Al día siguiente López Obrador se marginó de esas denuncias al subrayar que el curso de las investigaciones ya está en manos de la FGR y reiteró: “No es mi fuerte la venganza.” Insistió en que no existe una persecución de su Gobierno contra ningún expresidente y la decisión de buscar que Peña Nieto regrese de España y enfrente las citadas acusaciones en México, es una responsabilidad exclusiva a la Fiscalía.

            Por lo anterior surgen una serie de dudas acerca de cuál es el propósito de esta investigación y podría anticiparse que se trata de la enésima cortina de humo generada desde Palacio Nacional pero en este caso no solo sería para desviar la atención de la problemática nacional, ahora se agrega el ingrediente electoral ante el proceso que deberá iniciar formalmente en unas semanas para elegir al sucesor de Alfredo del Mazo Maza.

            Entre las dudas están el porqué de estas presunciones de ilícitos, es que terminar con la corrupción fue una de las banderas proselitistas de López Obrador y, como parte de ello, se pretendió enjuiciar a los expresidentes, primero mediante una fallida consulta popular y ahora, en el cuarto año de su administración, se retoma este asunto con pocas posibilidades de éxito.

            A pesar de apelar a la autonomía de la FGR, esta institución solo responde cuando el presidente formula algún tipo de alusión al caso, incluso debería ser quien periódicamente informara de los avances, pero al revelar que será hasta dentro de varios meses cuando se determine si se judicializará algún asunto, es señal de que no tienen muchas pistas por seguir.

            En resumen, no solo es otro distractor político ahora registra la variante electoral, a fin evitar que Peña Nieto se involucre en el proceso electoral y buscar desprestigiar al candidato, ya sea del PRI o de la alianza opositora, para favorecer al abanderado de Morena.