Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Calidad informativa más que cantidad

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Con motivo del segundo aniversario de asumir la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador rindió este martes su octavo informe de su administración, evento desarrollado en el interior de Palacio Nacional, apenas ante 70 invitados y con la aplicación de todas las medidas sanitarias, en especial la de sana distancia.

            El presidente ha reiterado que él, como ningún otro de sus antecesores, ha informado al pueblo de las actividades de su gobierno. Por ello junto, con sus más de 500 conferencias de prensa mañaneras, difundas a través de los canales de televisión oficiales y de redes sociales, además de los dos informes legalmente que debe rendir, ha presentado otros seis.

            Las conferencias mañaneras se han convertido en su principal instrumento mediático para imponer su agenda política cotidiana, pero más que actos donde resulte cuestionado se ha convertido en un elemento para denostar a sus adversarios, descalificar a medios, entrometerse en la política electoral y dar a conocer el avance de sus obras de infraestructura  estrella.

            También ha preferido dar la voz a periodistas afines a su pensamiento, quienes en lugar de cuestionarlo prefieren alabar sus políticas y acciones y cuando, ocasionalmente, admite algún tipo de pregunta crítica evade dar respuestas concretas o directas mediante el recurso de responder “tengo otros datos”.

            Pero esos “otros datos” no son precisados en su origen ni aclarados cómo se obtuvieron. Por ejemplo cuando periódicos que manejan información con una visión más crítica solicitan información de manera oficial, no se ofrecen respuestas, como han sido los casos de dónde provienen o se originan las encuestas que lo colocan presuntamente con una gran aceptación o la forma en que se le aplican las pruebas de coronavirus.

            Entonces esa supuesta apertura informativa no es real, ya que lo divulgado es lo que le interesa difundir al presidente, no lo que desean conocer medios y periodistas interesados en otro tipo de información del gobierno oficial.

            Además, regularmente las conferencias mañaneras resultan ser más amplias que sus informes oficiales, los cuales resultan ser acartonados y menos reveladores, por lo cual quedan como los actos de administraciones anteriores, que tanto gusta criticar.

            En conclusión, López Obrador ofrece con sus políticas informativas cantidad que calidad, donde incluso pretende fijar directrices a medios que le resultan incómodos para que se ajusten a sus criterios personales, todo ello a la larga puede generarle resultados negativos.