Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Aumentos de precios

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

De forma recurrente aparecen en las redes sociales videos o informaciones de cuando Andrés Manuel López Obrador, en su papel de opositor a los gobiernos federales, recriminaba por el aumento de precios en artículos de primera necesidad, incluso al registrarse alguna alza en los combustibles reiteraba que sí él gobernara, el precio de la gasolina sería de diez pesos.

            Ahora, a la mitad del mandato del político tabasqueño, la realidad es que los precios de los productos de la canasta básica, como arroz, pollo y huevo tienen aumentos superiores al 66%; mientras las gasolinas y el diésel son 8.2% por ciento más caras en comparación con el inicio del actual sexenio.

            Así lo establece el análisis sobre la inflación en la primera mitad del sexenio realizado por Anselmo Chávez Capó, investigador de la Escuela de Administración Financiera y Bursátil de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, el cual está enfocado a los incrementos registrado en esa entidad, pero que no difieren mucho con el resto del país.

            Considera que los precios de los productos y energéticos se elvan por una combinación de factores como problemas en las cadenas de producción y de suministro, una mayor demanda en medio de la reactivación económica y un doble impacto en el comercio, que fue el primer sector en dejar de operar y el último en regresar a sus actividades al 100% por la pandemia de covid-19.

            Detalla que entre el 1 de diciembre de 2018 y noviembre de 2021, el precio del arroz aumentó 77%, pollo 66.67%, leche 48.79%, carne de cerdo 41.66% y carne de res aproximadamente 28%. Respecto a los combustibles, en ese mismo lapso se registró un aumento promedio de 8.2%, aunque en este año se presentó un alza promedio de 11.73%.

            El investigador encontró que la gasolina magna pasó de 19.23 a 20.8 pesos, es decir se elevó 8.1% por ciento; mientras la gasolina premium subió de 20.76 a 21.93 pesos, es decir 10.81%; y el diésel de 20.76 a 21.93 pesos, un aumento del 5.63%.

            Se advierte que los aumentos de precios de los productos alcanzan niveles históricos, como los registrados hace dos décadas, por lo cual se avecina un problema grave que se verá reflejado en el bolsillo de las familias, a pesar de los supuestos aumentos al salario mínimo.

            De esta forma se desmiente lo dicho insistentemente por el gobierno: de que las condiciones económicas son óptimas y, por el contrario, las clases populares son las más afectadas por el aumento de precios, es decir, existe una inflación galopante.