Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Violencia urbana al alza

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Qué preferiría usted: ¿un cuerpo policiaco que recurra a la violenta represión para contener a vándalos o que grupos de pseudoanarquistas se dediquen libremente a dañar mobiliario urbano, atacar sitios históricos y se dediquen al saqueo de comercios?

            Definitivamente ninguna de las dos opciones debería ser considerada, es más ni siquiera compararse, ya que ambas son socialmente lesivas. La primera porque elementos policíacos debidamente entrenados y capacitados deberían ser capaces de contener acciones de grupos violentos mediante el menor uso de la fuerza y evitar caer en provocaciones.

            La segunda no debe aceptarse, ya que bajo el argumento de realizar manifestaciones de protesta por acciones ilegales y hasta homicidas de malos elementos policiacos, salgan a las calles a provocar destrozos, dañar lo que se encuentren a su paso y robar impunemente.

            De aprobarse una alternativa probablemente sería la de aceptar a los malos elementos, ya que a ellos se les puede ubicar y ser enjuiciados para ser castigados legalmente, lo cual debería desalentar esas conductas, mientras los vándalos actúan embozados sin ser identificados y son apoyados por grupos que presuntamente defienden los derechos humanos.

            Los últimos días se difundieron hechos donde policías se han involucrado en muertes de civiles en Minneapolis, que provocó protestas antirracistas en varios puntos de Estados Unidos; en Tijuana, con un presunto indigente, pero la mayor inconformidad fue el homicidio de Giovanni López presuntamente por policías municipales de Ixtlahuacan de los Membrillos, Jalisco, que desató “protestas” en Guadalajara y la Ciudad de México.

            Estas “protestas” fueron hechos violentos ante el Palacio de Gobierno tapatío y las oficinas de representación de esa entidad en la Ciudad de México y en la embajada de Estados Unidos, donde se repitieron las escenas de destrozos, pero en el segundo punto una menor de edad fue pateada por policías, hecho “indignó” a grupos sociales que realizaron otra marcha para demandar justicia para esa joven.

            Para evitar “provocaciones”, autoridades capitalinas no dispusieron ningún operativo para esta marcha, por lo que se repitieron agresiones y robos a comercios impunemente, pero ahora policías inconformes cansados de ser humillados y sin un apoyo oficial para desarrollar sus acciones ya exigieron garantías en su trabajo y liberación de compañeros detenidos.

            Mientras no existan corporaciones capacitadas para enfrentar adecuadamente estas situaciones, la violencia continuará sin control, donde los daños urbanos serán pagados por los impuestos, los comerciantes agredidos que viven al día asumirán sus daños, sin omitir los casos donde empleados muchos temporales y sin prestaciones sociales, son obligados a pagar parte de las pérdidas o definitivamente despedidos sin ninguna liquidación legal.

            Siempre es mejor tener un cuerpo policiaco capacitado, que se desempeñe correcta y legalmente, con respaldo de las autoridades para controlar esas agresiones violentas; que los provocadores sean ubicados y detenidos sin incurrir en situaciones irregulares, sin el apoyo de presuntos defensores de derechos humanos.

            Esperemos que así suceda para que el actuar de los elementos policiacos resulte eficiente y en un verdadero servicio a la comunidad.