Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Sequía a nivel nacional

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

De acuerdo con el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) al pasado 15 de abril a excepción de Campeche, todos los estados del país presentaban algún tipo de escasez de agua, considerado desde “anormalmente seco” hasta “sequía excepcional”, lo que califica como un problema de graves consecuencias.

            En el extremo de sequía extrema se encuentran 32 de 72 municipios de Sonora; 11 de 67 municipios de Chihuahua; nueve de 38 de Coahuila; con 29 de 39 de Durango; 16 de 58 de Zacatecas; 71 de 113 de Michoacán; 27 de 51 de Nuevo León; 12 de 18 de Sinaloa, y cuatro de 43 de Tamaulipas. Además, en la zona fronteriza norte de Sonora, Coahuila y Tamaulipas existen franjas de sequía excepcional.

            Por la falta de lluvia Sonora, Durango, Nuevo León y Jalisco solicitaron la declaratoria de emergencia, mientras Sinaloa, Baja California Sur y Chihuahua lo hicieron desde diciembre y en Hidalgo no hay agua suficiente para campos en la región de Tula, una de las más importantes.

            La falta de precipitaciones ha provocado la desaparición de cuerpos de agua y el bajo nivel de presas que deberían estar por arriba del 50% de su capacidad, pero permanecen muy por debajo lo que sin duda perjudicará las actividades agrícolas.

            Un claro ejemplo existe en la presa Miguel Alemán, en Valle de Bravo, donde además de afectar las ya de por sí mínimas actividades turísticas de ese pueblo mágico mexiquense, al formar parte del Sistema Cutzamala, la falta de agua repercutirá en el abasto a los Valles de Toluca y de México en los próximos meses.

            El panorama a corto plazo es desalentador. Aunque las temporadas de huracanes están por iniciar –el 15 de mayo en el Pacífico y el 1 de junio en el Atlántico–, pronosticándose lluvias para las próximas semanas, éstas serán insuficientes para recuperar los niveles óptimos.

            Por lo menos estas precipitaciones ayudarán eventualmente a que en los estados del centro del país, incluyendo el Valle de México, se humedezcan los suelos para aminorar la incidencia de incendios forestales, aunque éstos seguirán presentándose.

            Bajo este difícil panorama todos podemos colaborar con nuestro granito de arena o, mejor dicho, con nuestra gota de agua para usarla racionalmente, evitar su desperdicio y confiar en que no solo se adelanten las lluvias, sino que además resulten lo suficientemente copiosas.

            Pero esta consciencia no debe limitarse únicamente a los próximos meses sino a todos los años, ya que lamentablemente la falta de agua se agudizará cada vez más en el futuro.