Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Nuevas obras de Frida Kahlo

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Recientemente el nombre de Frida Kahlo se volvió tendencia por la subasta de su obra denominada “Diego y yo”, pintada en 1949, por la cual se pagaron 34.9 millones de dólares, parar ser el precio más alto pagado por la pintura de un artista latinoamericano la cual presuntamente fue adquirida por Eduardo F. Cosantini, fundador de un museo en Argentina.

            Según lo expresado por Oliver Barker, subastador y director senior de Sotheby’s, “esta es una de las obras más importantes de Kahlo en subasta”; en la pintura se observa a Kahlo con ojos llorosos y el cabello suelto, algo poco común en sus autorretratos, con una imagen de Diego Rivera incrustado sobre su frente donde, además, el muralista aparece con un tercer ojo.

            Ahora se dan a conocer nueve óleos inéditos de Kahlo los cuales fueron presentados en la galería de artes de la Universidad Anáhuac México, obras que permanecieron ocultas en una colección privada, por lo que no existe ningún registro bibliográfico de estas piezas.

            Estas son piezas desarrolladas durante distintas épocas, están firmadas se titulan “El padre de Frida”, “Frida y Diego”, “Autorretrato”, “Frida calavera I”, “Frida calavera II”, “Soy yo misma” y “Frida a punto de comerse a Diego”, este último cuadro donde se observa un águila con el rostro de Kahlo a punto de comerse a un ratón, pero con el rostro de Rivera.

            La muestra se complementa con cuatro objetos personales de la pintora: un conjunto de pigmentos, un rebozo, un sudario utilizado para amortajar, una cesta y una bandeja.

            En entrevista el promotor cultural Guillermo Salceda, integrante del Consejo Asesor de la citada universidad, precisó que no se solicitó una opinión de algún crítico de arte especializado, sino se buscó su autenticación a partir de expertos técnicos.

            Para ello y con la autorización del propietario de las obras, cuya identidad no se reveló, se efectuaron varios estudios técnicos, para lo cual se recurrió a un restaurador, un químico así como de diferentes personas que nos determinaran varios en elementos generales, como su antigüedad, técnica pictórica, etcétera.

            Al concluir la exposición en las instalaciones universitarias, las obras serán devueltas al coleccionista propietario, aunque se anticipó que se buscará exponerla en algún museo de la ciudad de México.

            Ojalá y se cumpliera este último propósito para que estas obras, inéditas hasta el momento, sean conocidas y admiradas por el mayor número de personas y, además, que continúen en poder de su actual propietario para que sigan en nuestro país, sin ser subastadas.