Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Iglesias y medios de comunicación

Maullidos Urbanos

Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Muy probablemente alentados por las actitudes del gobierno de la Cuarta Transformación, que ha involucrado actitudes y acciones religiosas en eventos públicos, diversas asociaciones de culto cabildean con el Senado con el propósito de convencer al Congreso de no solo modificar la legislación que les impide poseer concesiones de radio y televisión, sino de eliminarla.

Bajo el argumento de que estas agrupaciones requieren de más vías de acercamiento con sus fieles, consideran pertinente modificar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público para lo cual también proponen una nueva redacción al artículo 24 constitucional incorporar el principio de pro persona en la Carta Magna, donde la interpretación que se haga de cualquier norma se considere el criterio más favorable a los derechos humanos.

A la más reciente reunión con Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, entre otros asistieron Alfonso Miranda, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano; pastor Ely Camas Pérez, de la Iglesia del Nazareno; pastor Porfirio Camarillo Vázquez, de la Iglesia Presbiteriana y el obispo Moisés Morales, de la Iglesia Metodista.

También el 21 de febrero dirigentes religiosos visitaron al presidente Andrés Manuel López Obrador, para insistir en su interés por tener sus propios medios, lo cual no ha sido ni novedoso ni reciente ya que han sido constantes sus presiones a las autoridades federales.

Más lo importante resultaría que definitivamente se cancelaran esas pretensiones de que existan emisoras de corte religioso, tan solo téngase en cuenta como han intervenido las religiones en la vida política no solo de México sino de muchos países del mundo, donde más allá de sus intenciones espirituales siempre han tenido ambiciones materiales.

Si con solo utilizar el púlpito y mediante sermones han logrado manipular a sectores sociales, imagínese lo que sucedería si utilizaran su influencia mediante señales de radio y televisión. Entonces lo recomendable sería que se mantuvieran sin tener acceso.

Sí el actual gobierno federal se dice juarista, entonces debería recordar que Benito Juárez, con las Leyes de Reforma separó a la iglesia del Estado, para marginar a las autoridades religiosas de las actividades política, lo que ha sido de útil para nuestra nación.

Entonces, reitero, no debe permitirse que ninguna asociación de culto tenga acceso a medios, que sigan limitados a sus iglesias y que cada quien decida cuál religión le resulta de más agrado y la siga, pero en lo personal y familiar, ya que por eso existe libertad de culto pero hasta ahí, no más.