Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Contraseñas más usuales

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Uno de los problemas que ha generado el avance tecnológico ha sido proteger la información personal y confidencial que mantenemos en nuestros dispositivos, desde teléfonos, pasando por tabletas y llegar hasta computadoras. Para intentar resolver esa situación se inventaron las contraseñas, pero se generó otro conflicto: crear unas que resulten difíciles de adivinar.

            Pero no es tan solo definir contraseñas que contengan letras en mayúsculas, minúsculas, números y símbolos, el conflicto es poder recordarlas todas: los correos, los accesos a servicios bancarios, comerciales, de juegos y hasta los asignados en los centros laborales para poder acceder a los diferentes programas para trabajar.

            Una posible alternativa es crear una lista en papel y llevarla, por ejemplo, en la cartera para cuando no se recuerda consultarla, pero ¿y si se pierde o cae en manos ajenas?, entonces existe el riesgo de ser mal utilizadas.

            Pero regresemos a la creación de las contraseñas muchas personas además de no dar la debida importancia y usan la misma para todos sus sitios y, lo más riesgoso, que resultan ser muy sencillas de adivinar.

            La empresa especializada NordPass reveló cuáles fueron las 200 contraseñas más usadas en México, las cuales un hacker las podría descifrarlas casi de inmediato y, por lo tanto acceder a los dispositivos y a las cuentas personales.

            Se detalla que las diez contraseñas más usuales entre las mujeres son: 123456, princesita, estrella, one direction, mariposa, mariana, tequiero, crepúsculo, piolín y bombon. En el caso de los hombres son: 123456, america, carlos, 666666, barcelona, monica, luis, rammstein, antera y jajaja.

            Aunque la recomendación es cambar contraseñas cada 90 días, en verdad resulta difícil cumplirla ya que esa medida puede provocar confusiones entre las viejas y las nuevas. En lo personal puedo recomendar pensarlas bien y cambiarlas cada año.

            ¿Cómo hacerlas difícil? Existen varias alternativas, como por ejemplo utilizar las placas del primer coche junto con las iniciales del modelo del auto; la dirección de una expareja pero de forma invertida; combinar letras y números del nacimiento de algún familiar, el nombre y raza de alguna mascota que tuvimos hace años, es decir no usar referencias vigentes.

            El chiste es no utilizar palabras sencillas o comunes, sino hacer contraseñas difíciles, con referencias personales y son divulgarlas para evitar un mal uso de parte de las “amistades”.