Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Cara, la gasolina en México

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

En su conferencia mañanera del pasado lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador presumió que gracias a su política energética y pese a la crisis bélica entre Rusia y Ucrania, que ha disparado los precios del crudo y gasolinas en el mundo, en México se mantienen precios accesibles al consumidor, lo que no se sucede en Estados Unidos o Alemania.

            Dijo que por los excedentes en exportaciones de crudo, cuyos precios llegan a niveles récord por arriba de 110 dólares por barril, se aplica un subsidio de hasta el 100% a las gasolinas. Aseguró que con esta acción se mantiene bajo control a la inflación –que en febrero se ubicó arriba de 7%–, sin una escalada en los precios de artículos de consumo básico.

            López Obrador presentó una tabla comparativa, elaborada por la Profeco, donde se señala que Alemania es el país que más caro vende el litro de gasolina, en alrededor de 45.60 pesos, seguido de Francia, en 43.83 pesos; España, en 39.70 pesos, Estados Unidos, en 32.62 pesos; Canadá, en .96 pesos por litro; y en China, en 22.42 pesos.

            Sin embargo, en el reporte “Tanque lleno, cartera vacía”, de la plataforma Statista, se concluye que en México se destina 4.8% del ingreso mensual promedio, uno de los porcentajes más altos de ingreso mensual promedio, para adquirir 60 litros o 16 galones de combustible.

            Se detalla que pese a los estímulos fiscales aplicados, México está arriba de Estados Unidos o Canadá y. según datos combinados de la OCDE y GlobalPetrolPrices.com, se explica que pese a registrarse en Estados Unidos máximos históricos de más de 4 dólares por cuatro litros, los usuarios pagaron 1.2% del salario mensual promedio, mientras en Canadá fue 1.9%,

            La diferencia, explica Statista, se encuentra en que una parte es por el estado general de la riqueza y los mercados laborales en cada país y, por otra, su capacidad para producir combustible por sí mismos, como sucede en Canadá y Estados Unidos”.

            Además, respecto al subsidio otorgado en México a las gasolinas, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria consideró que de mantenerse ese “apoyo” en el nivel actual, entonces se generarán pérdidas recaudatorias cercanas a los 554 mil millones de pesos, equivalente a 2% del Producto Interno Bruto.

            Antes de que el gobierno presuma precios bajos de la gasolina en México, debe ver la realidad: el aumento en ese combustible deberá ser cubierto; ya sea por el usuario de los automotores o mediante impuestos que pagamos todos los contribuyentes pero, de ninguna forma resulta ser un combustible barato y, de paso, repercutirá en la ya de por sí alta inflación.