Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Avance médico para la diabetes

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

La diabetes es una de las enfermedades más viejas en el mundo, tan solo ese término fue acuñado por Apollonius de Memphisl, alrededor del año 250 antes de Cristo y fue hasta 1675 cuando Thomas Willis le agregó la palabra “mellitus”, debido al dulce gusto de la orina, hecho ya identificado anteriormente en las culturas griega clásica, china, egipcia, india y persa.

            La diabetes es el exceso de azúcar que no metaboliza el organismo, manifestándose en altos niveles en la sangre y el cuerpo intenta desecharlo a través de la orina. Por eso quienes padecen esta enfermedad tienen mucha sed, ya que al tomar agua se va más al baño para expulsar el exceso de azúcar.

            Existen tres tipos de diabetes: la 1 o juvenil, la padece quien por complicaciones de su organismo desde su nacimiento no metaboliza el azúcar; la 2 o mellitus, aparece en personas que además de tener tienen un consumo excesivo de calorías y comida chatarra no realiza ninguna actividad física. En ambos casos la enfermedad es incurable pero es controlada con medicinas. La tercera es la gestacional, padecida por mujeres durante su embarazo cuando su cuerpo se altera, pero con el debido cuidado tras el parto se supera esta situación.

            Sin embargo no ha sido fácil controlar la diabetes. Antiguamente el doctor probaba la orina y al detectar el sabor excesivamente dulce, diagnosticaba el mal. Más recientemente para medir los niveles de azúcar los pacientes deben soportar el pinchazo con una pequeña lanceta en el dedo y colocar una gota de sangre sobre una tira reactiva, lo cual en ocasiones es doloroso y provoca la aparición de endurecimiento en la piel por los excesivos piquetes.

            Ahora investigadores de la Universidad de Newcastle, Australia, desarrollaron «la primera prueba en el mundo sin dolor», al medir los niveles de azúcar a través de la saliva, con una enzima natural, la glucosa oxidasa, y un potente sensor cuyas señales revelan niveles de glucosa muy precisos, que podrán ser almacenados y compartidos a través de una aplicación.

            Lo mejor: este tipo de prueba también podría ser útil para medir al menos otros 130 indicadores, como marcadores tumorales, hormonales y alérgenos, es decir será ampliamente aplicable para detectar una gran variedad de enfermedades, incluso se trabaja para el covid.

            Una vez la prueba esté al alcance del público, lo cual se estima sería en el año 2023, los investigadores calculan que inicialmente cerca de 460 millones de diabéticos en el mundo podrían verse beneficiados con este novedoso dispositivo y, posteriormente, poder detectar otras enfermedades.