Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Maullidos Urbanos Opinión

Onésimo Cepeda, controvertido obispo

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

A la edad de 84 años falleció este lunes Onésimo Cepeda, el polémico y controvertido obispo emérito de Ecatepec, presuntamente por complicaciones después de haberse contagiado de covid-19, contagio por el que tuvo que ser hospitalizado desde el 9 de enero, incluso por su gravedad y al presentar problemas para respirar tuvo que ser intubado.

            Fue mediante un comunicado de la Conferencia del Episcopado Mexicano como se confirmó oficialmente su deceso y la noticia se difundió de inmediato por las redes sociales y en medios informativos. Aunque en tiempos recientes se le conocía por ser alto prelado católico, antes de ser ingresar a la vida religiosa desarrolló varias actividades, hasta rockero y torero.

            Cepeda Silva nació el 21 de marzo de 1937 en la Ciudad de México; estudió Derecho en la UNAM, Filosofía en el Seminario de los Misioneros de Guadalupe, Teología en la Pontificia Universidad de Friburgo, en Suiza; además dominaba inglés, francés, italiano y alemán, es decir fue una persona muy preparada y con una gran excelencia.

            En su juventud fue banquero y agente de bolsa. En 1964 se asoció con Carlos Slim Helú para fundar la Casa de Bolsa Inversora Bursátil, que más tarde se transformó en Grupo Financiero Inbursa. También colaboró con Roberto Hernández Ramírez, primero presidente de Grupo Financiero Banamex, y después director ejecutivo de Banamex Citigroup, así como con Ingenieros Civiles Asociados (ICA) y en Televisa, entre otras empresas.

            Sin embargo cambió su vida y siguió el camino de la religión ya que se ordenó como sacerdote el 28 de octubre de 1970 en Cuernavaca; después laboró en la mayoría de las oficinas católicas. En 1989 fundó y fue primer rector del Seminario Conciliar de San José en Cuernavaca. Finalmente, el Papa Juan Pablo II lo nombró obispo en 1995 en la entonces primera diócesis de Ecatepec hasta 2012, cuando por la edad aceptó la jubilación obligatoria.

            Una de sus últimas apariciones en la política fue cuando intentó postularse como diputado plurinominal por el partido Fuerza por México, pero desistió debido a que por ser obispo emérito aún se le consideraba como ministro de culto y no quería perder esa condición.

            Amigo de políticos de todas las corrientes políticas, artistas y empresarios, Cepeda era considerado como un obispo mundano, frívolo y derrochador, calificado como un teólogo obsceno quien predicaba la palabra de Dios con vulgaridades. Sin duda fue una persona socialmente destacada, por lo cual será difícil que alguien pueda llenar el hueco que deja tras su fallecimiento.