Vector Visual

Noticias y Producción Audiovisual

Opinión

Conflictos con candidatos

Maullidos Urbanos
Por Gato de Barrio

gatodebarrio@yahoo.com.mx

Dice el dicho: “piensa mal y acertarás”, lo que podría aplicarse a lo sucedido con la Fiscalía General de la República (FGR), que no satisfecha con intentar detener a Francisco Javier García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas, ahora a persigue legalmente a Adrián de la Garza y Samuel García, candidatos del PRI y de Movimiento Ciudadano al gobierno de Nuevo León.

            Si bien en el caso del mandatario tamaulipeco lo ha mantenido desde hace tiempo bajo su mira, ahora para en un hecho inédito en la política mexicana, dos aspirantes a gobernador ya también son objeto de investigación legal pero violando el debido proceso legal. Ambos, curiosamente, superan en las encuestas a Clara Luz Flores González, abanderada de Morena.

            Entonces algún mal pensado podría suponer que esos procesos judiciales podrían ser una ayuda del gobierno federal para impulsar la candidatura su candidata, ya que tras haber iniciado como puntera en ha caído en las preferencias y ahora ocupa el tercer lugar.

            En cambio, quien sí ha cometido evidentes irregularidades –por no llamarlas delitos electorales, lo que debería ser tareas de las autoridades del ramo–, es el presidente Andrés Manuel López Obrador al utilizar sus conferencias mañaneras para lanzar acusaciones argumentando que no será cómplice de delitos, escudándose en que lo hace como un ciudadano al “abandonar” momentáneamente su investidura presidencial.

            El mandatario acusó al candidato priísta De la Garza por solicitar el voto femenino a cambio entregar una “tarjeta rosa”, para obtener dinero en caso de ganar las elecciones, lo que para la FGR, “significa la compra y coacción del voto”, mientras que la Unidad de Inteligencia Financiera aportó información contra García, su padre, su esposa y su suegro por presuntos delitos señalados en el artículo 15 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales.

            Sin embargo López Obrador no quiere reconocer que la estrategia de las tarjeta ha sido utilizada por otros candidatos, entre ellos Carlos Lomelí, aspirante de Morena al Ayuntamiento de Guadalajara, Jalisco, o acaso ignora que en su campaña proselitista en Nuevo León, Clara Luz ha utilizado a los programas federales como el de la vacunación anticovid, para intentar ganar el voto ciudadano. Pero esos hechos no los ha considerado el presidente.

            Lamentablemente el gobierno que se dice diferente no solo repite antiguos esquemas políticos, además los ha perfeccionado en favor tanto de Morena como de sus candidatos. Incluso, de seguir pensado mal, no podría descartarse que es un intento de “cortina de humo” del gobierno federal para desviar la atención del caso del accidente de Línea 12 del Metro..